Las tarjetas personales de trabajo son habituales en el mundo de los negocios. Sin embargo, cuando se trata de diseñadores gráficos, estas deben tener un sello más personal, propio, que ayude a diferenciar al profesional en el mercado (sobre todo si tenemos en cuenta la gran cantidad de competencia existente en el mundo del diseño). Al igual que la experiencia y los trabajos realizados anteriormente, una tarjeta personal puede ser un gran medio para persuadir a los clientes.

A continuación hemos reunido algunos ejemplos que te pueden servir de ejemplo e inspiración al momento de diseñar tus tarjetas. Nota que cada ejemplo debe reflejar la personalidad del diseñador y sus objetivos dentro del mercado. Si deseas ver más ejemplos, puedes visitar el siguiente enlace: Pelfusion