Search
Search Menu

LA PINTURA MURAL

El mural, como su nombre lo indica, está pintado sobre un muro (una pared) formando parte de él.

Es el más antiguo medio de expresión del arte pictórico y predominó hasta el siglo XV en forma absoluta, con excepción de algunas esporádicas pinturas sobre tablas encontradas en Pompeya o los trabajos de miniaturistas para ilustrar libros en la Edad Media.

Ligada a la antigua historia de mural, está la técnica del fresco que desde Egipto y Mesopotamia se elevó hasta las sublimes representaciones de Miguel Ángel, pintadas en la Capilla Sixtina, tesoro artístico de la humanidad. Consistía esta técnica en el uso de colores diluidos en agua de cal, que dan un acabado totalmente opaco. En el fresco no se puede rectificar.

Es de notar, que cada maestro renacentista del fresco tenía sus propios secretos en la preparación de las pinturas y de los muros, para que resistieran la acción del tiempo.

EL OLEO Y LA PINTURA DE CABALLETE.- Lo que el pueblo llama “cuadros” tiene también una historia paralela. La pintura a base de aceite introdujo nuevas técnicas para su uso. La aparición de los primeros cuadros de caballete, al final del siglo XV, significó la liberación del mural y abrió un campo infinito a la inspiración de los artistas. La Gioconda, de Leonardo, es uno de los más célebres óleos de caballete.

El uso de otros materiales han originado también que se denomine con ese nombre a los cuadros que están trabajados con ellos.

Se dice así, por ejemplo, “una acuarela” de un cuadro pintado con este material sólido que se disuelve con el agua.

Se dice, asimismo, “una témpera” del cuadro trabajado con esta sustancia espesa parecida a la acuarela, pero de colores más firmes y uniformes.

El pastel es como una fina tiza de colores, que en las manos de Degas se convirtió en obras de incomparable belleza.

Se dice también “un carbón” o “una sanguina” de los retratos o esbozos realizados con estos lápices negros y rojo, respectivamente.

Bibliografía

“Educación Artística” Artes Plásticas, Modelado y Teatro (2000) de Edgard Urday Manrique

Leave a Comment

Required fields are marked *.