Search
Search Menu

LA PINTURA CONTEMPORANEA EN EL PERU

A partir de la década del cincuenta, la pintura en el Perú toma un nuevo giro dentro del consenso del arte universal, pues, alrededor de él, se inicia el movimiento de síntesis, por medio del cual nuestra pintura es incorporada y reconocida en el ámbito mundial.

La intención de nuestros artistas en hacer una auténtica pintura peruana, con raíces primitivas del arte de nuestros antepasados, los llevó a la conformación de un grupo humano especial, con características propias.

Pero este fenómeno no debería confundirse con aquel arte llamado indigenismo, fruto de la inquietud de José Sabogal, ni mucho menos con aquel que preconizaba la renuncia a todo contacto con la realidad nacional.

Hoy el arte es considerado como un patrimonio universal; es la problemática del futuro de la humanidad; lo nacional dentro del arte solo tiene validez de grupo y debe sustituir como tal, pero los medios de expresión son los de un lenguaje universal, y esto debe tender a ello.

LA Autenticidad DEL ARTE PERUANO

Las nuevas generaciones de pintores en nuestro país son la versión genuina de este movimiento general.

El arte es expresión colectiva y por tanto refleja el sentir popular. En el acto creativo existe siempre un mensaje de futuro, una nueva visión de lo que encierra el porvenir.

Nuestro país está viviendo una transformación que tiene su paralelo en las diferentes manifestaciones artísticas, como el indigenismo, arte de corte nacionalista con validez limitada.

Lo que nuestros pintores deben propender es a que este tipo de arte sea considerado dentro del concierto de arte universal, en igualdad de condiciones y que sea capaz de competir con las demás naciones del mundo.

La pintura peruana actual, de la que nos ocuparemos a continuación, no debe renunciar de ningún modo al reto que le ha trazado el destino, en ello radica el ideal patriótico del país. Esto quiere decir que nuestra pintura debe tener su propia faz, de un arte nuevo con características propias. Y, con la firme convicción de conseguir una herencia cultural tan valiosa y que muchos pueblos del mundo desearían, lo que nos compromete y nos incita a continuar.

Es muy importante para la pintura peruana el hecho de que un grupo de pintores con una gran dedicación y amor por lo bello han impuesto una gran corriente de arte peruano, utilizando las nuevas modalidades del arte universal.

En los últimos años, nos hemos visto invadidos por una serie de manifestaciones foráneas, por lo que ha permitido que nuestro artistas, tengan la oportunidad de tomar contacto con los más avanzados centros de producción artística del mundo, y están logrando su participación en concursos y exposiciones internacionales, de los que el Perú estaba hasta hace poco ausente.

En la actualidad, la pintura peruana tiene una actuación casi generalizada dentro de los lineamientos del Arte Abstracto.

Varios factores han determinado tal inclinación, en primer término su aceptación universal como un lenguaje común de expresión pictórica, aceptación que entre nosotros encontró fácil justificación, es prescindir de la temática narrativa y ahondar en las sugerencias de los signos esenciales de los mismo, que ya han sido usados en forma maravillosa por nuestras culturas precolombinas; lo cual supieron aprovechar muy sabiamente nuestros primitivos ancestros en las grandes culturas como Nazca, Mochica, Chimú, etc.

Uno de los artistas más representativos de esta herencia, sin duda alguna es Fernando de Szyslo, quien con su obra ha trascendido las fronteras internacionales y es reconocida en el campo del arte universal.

LA VIDA DE LA GENTE

REPRESENTANTES

Francisco Gonzales, Macedonio de la Torre,  Germán Suárez, José Ángel Rosas, Carlos Quispe, Ricardo Grau, Juan Manuel Ugarte, Alberto Dávila, Teodoro Núñez Ureta, Sérbulo Gutiérrez, Ángel Cuadros, Enrique Galdós Rivas y muchos otros jóvenes que a corto plazo ingresarán a formar parte de esta legión de artistas peruanos.

PINTORES AREQUIPEÑOS

José Luis Palao, Guillermo Delgado, José Luis Pantigoso, Vargas Chambell y otros.

Teodoro Núñez Ureta

Nació en Arequipa en 1914 y desde muy temprana edad tuvo inclinación por la pintura; fue un excelente dibujante, ingresó a la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa (Programa de Letras), graduándose como Doctor de Filosofía, más tarde sería catedrático de Historia del Arte y Estética en la misma Universidad. Fue becado a los Estados Unidos, donde adquirió valiosos conocimientos.

Este gran artista arequipeño logró atravesar las fronteras del país, gracias a sus magníficas composiciones pictóricas de profundo contenido social. Su especialidad fue la acuarela, pero destacó por sus excelentes pinturas muralistas (pinturas en las paredes); las mismas que se encuentran latentes en los principales Halls de los Ministerios de Educación y Hacienda

(Lima) como muestra imperecedera del talento creador.

Su temática se encuentra dentro de la pintura Costumbrista Social; excelente acuarelista y mejor dibujante, sus temas comprenden un profundo sentimiento social.

Ha expuesto en varios países del extranjero: Ecuador, Colombia, México, Centro América y Estados U nidos.

Teodoro Núñez Ureta, sin temor a equivocarse, representa al artista peruano que más ha destacado a nivel internacional, debido a sus excelentes creaciones con tendencia acuarelada, por la fuerza y vigor de sus composiciones.

Es un artista fanático de su tierra Arequipa y de todo lo que forma parte de ella, como su paisaje, su gente, su clima y la fuerza telúrica del campesino arequipeño, a quien

Ha puesto como arquetipo del hombre trabajador y forjador, de un nuevo Perú.

Sus dotes de intelectual y artista están acompañados por su talento literario ya que tiene varios libros escritos; recientemente ha hecho una publicación bajo el auspicio de una empresa bancaria del país, reconocimiento que se hace al hombre y al artista que ha llevado y paseado con orgullo el nombre de nuestra patria en diferentes países del orbe.

Bibliografía

Willy Galdós Frías, “Artística”, (2001)

Leave a Comment

Required fields are marked *.